Y claro, su par de testículos. Miren nada más. Se habían tardado eh. Desde hace años las mujeres tenemos la opción de comprar el jabón específico para nuestros genitales pero los hombres no tenían algo similar. Claro, es para un mercado prácticamente nuevo porque la mayoría de los hombres se puede lavar el cabello, cara  y cuerpo -incluídos genitales- con el mismo jabón. Les puedes poner un zote en la regadera y lo usan. El Sr. Elsy no se explica para qué demonios tengo un shampoo diferente que si para el cabello dañado, que si para el cabello que necesita brillo, el de cabello rizado, que para cuando vas a la playa y tiene filtro solar, con sus respectivos acondicionadores, gel de ducha, gel de ducha exfoliante, el humectate, el gel de cara para desmaquillar, el exfoliante de cara y el de uso diario. Creo que la farmacia dermatológica se queda con medio sueldo mio al mes.Y obvio, el shampoo para la señora venus-vagina. Normalente uso Lactacyd, que honestamente cuando me lo recomendó el ginecólogo me pareció ociosidad pero ahora me encanta y no lo dejo, cero irritaciones, infecciones, desequilibrios. Amo la cosa esa. Pero bueno, él se puede echar el maestro limpio sin broncas en el testículo.

El asunto es que se lanzó este jabón para uso del genital masculino llamado ‘Manjunk’, supuestamente combate la acumulación de bacterias que causan mal olor e irritación y sus ingredientes son totalmente naturales. Está diseñdo para el PH de la delícadísima piel del pene y sus amigos. Está compuesto por   aloe vera, aceite de semilla de zanahoria, germen de trigo, aceite de jojoba, extracto de árbol de té y un sinfín de sustancias vegetales conocidas por sus efectos fungicidas y antisépticos. Según los creadores del invento, los genitales son, además de las axilas, la parte del cuerpo que genera más sudor y que soporta mayor fricción. La acumulación de bacterias en dicha zona, además de ser un peligro para el sentido del olfato (ya no heblemos de cuando una se cerca al regalito oral), también puede ser el origen de infecciones serias. De ese modo, claro, plantean una lógica poco discutible.Sobre todo para los no circuncisos que requieren poner mayor atención al lavado y secado del prepucio.  Cuesta 20 dólares y sus creadores destinan un porcentaje de cada venta a la investigación del cáncer de próstata.

Pues miren nada más. Aún no llega a México, sólo está por ahora a la venta en EU pero si alguien se da una vuelta, pruébelo. Y me cuentan. ¿Lo usarían caballeros míos?

Share Button