En junio de 2007, la revista New York Magazine publicó un estudio donde afriman que estadísticamente, los hombres gay y las lesbianas tienen un 50 por ciento más probabilidades de ser zurdos o ambidiestros que los heterosexuales.

Otra pista que dejará a muchos observando manos constantemente, se basa en que la longitud relativa de los dedos índices de la mayoría de los hombres heteros son más cortos que los anulares, mientras que para la mayoría de las mujeres están más cerca de longitud, o incluso invertido en relación.

Chequen la burrada: ‘Si tu dedo anular es más grande que tu índice, eres un verdadero macho; si son del mismo largo puedes ser gay’ (WTF??)

Sin embargo, algunos investigadores han señalado que los hombres homosexuales puedan tener relaciones de longitud de dedos más en consonancia con los de las mujeres quienes casi siempre tenemos ambos dedos del mismo largo.

“Estos son resultados que parten de la idea de que ser gay es diferente-que somos diferentes animales, hasta cierto punto”, dice Simon Levay, el neurocientífico de origen británico que ha dedicado al estudio de estas cuestiones. ”

Richard Lippa, un psicólogo de la Universidad Estatal de California en Fullerton, es uno de los catalogadores de ideas de que los homosexuales son diferentes y asegura que los gays suelen tener el nacimiento del pelo de la coronilla en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Cabeza Gay, cabeza heterosexual

¡Bueno! ¡Pero qué afán por encontrar las vicisitudes! Son orientaciones ¡punto! Pero ya veo a muchos desde hoy checando cabezas y dedos, jajaja.

Share Button