Como buen hombre, es muy visual así que colócate frente a un espejo o en una postura que le permita disfrutar del espectáculo.

>Desnúdalo y no lo dejes tocarte. Besa su pecho y abdomen hasta llegar a su pelvis. Localiza ambos huesos de su cadera. Besa y/o lame toda la zona hasta su pubis. Con ambas manos masajea su cadera y nalgas en movimientos circulares y hacia adentro.
>Pasa tu lengua suavemente desde la base de su pene y recorre el tronco. No toques aún el glande.
>Con una mano masajea el tronco suave y lentamente, utiliza algún lubricante comestible para exacerbar la sensación.
>Haz una ligera succión con la boca sólo en la zona del glande y mueve la lengua lentamente rodeando la circunferencia de este.
>Recorre tu boca y llega hasta una pequeña porción del tronco. Sube y baja a poca velocidad mientras presionas ligerísimamente el tronco y mueves los dedos pausadamente.
>Succiona un poco como si jalaras aire, sólo cuando tu boca esté en la parte del tronco. Regresa hasta el glande y con la parte húmeda de tus labios presiona. Posteriormente, masajéalo con tu lengua. Repite.
> Permite que tu boca baje hasta donde te parezca cómodo (no te lastimes la mandíbula ni te asfixies, no es necesario). Quédate inmóvil y mueve la lengua en círculos. Regresa hasta el glande y aumenta un poco la velocidad. Repite.
>Estimula lingualmente sólo el glande en movimientos rápidos y constantes. Tras unas cuantas secuencias, baja y haz largo el movimiento, abarcando toda la zona que te sea posible.
>Una vez que notes cuál es la zona que lo está excitando más, insiste en ella. Ya no cambies la velocidad ni el movimiento. Y escúchalo gritar de placer.

¡Ojo!
>Si comienzas a cansarte o a sentir dolor en la mandíbula, combina con estimulación manual. Eso te ayudará a administrar energías y estarás más dispuesta cuando él esté cerca del orgasmo.
>Nunca jales con fuerza, apenas roza con la palma de tu mano y nunca aprietes la piel demasiado. Tampoco tapes con los dedos el orificio del glande.
>Si no te agrada que eyacule cerca de tu cara, siempre retírate y estimúlalo con las manos cuando notes que esta cerca del clímax. Se trata de que ambos disfruten, no sólo él.

Share Button