Sí, duele la simple frase: torsión del testículo. Pobrecitos. Pero es bastante común, es el resultado de la rotación de esta glándula y el epidídimo sobre su cordón espermático. O sea, el testículo gira sobre su eje se dobla. Casi siempre durante una manipulación brusca, un golpe, la caída de un objeto cuando se está sentado, caer de sopetón en un asiento de bicicleta o un barandal, etc. Y supongo que el dolor debe ser de ‘ay nanita’.

El punto es que a través del cordón espermático llegan las arterias y venas que nutren a los testículos, por lo que al producirse la torsión se comprimen estos vasos ocasionando un serio déficit en su flujo sanguíneo. Las consecuencias van a depender del grado de torsión testicular y del tiempo de instalada, pudiendo ir desde una leve congestión de la sangre hasta la muerte del testículo comprometido. Sí, un ‘gumaro’ puede  fallecer. En ocasiones sólo queda ahí ‘de adorno’ y en otras es necesario retirarlo y sustituirlo por una prótesis o implante testicular como este de silicona.


La fertilidad obviamente se afecta pero no por completo. Tienen el otro que igualmente sigue produciendo, así que no hay problema.

Hay cierta predisposición. Sucede más frecuentemente a quienes por anatomía, tienen los testículos digamos, más sueltos, la piel más relajada lo cual les permite más movilidad. Hay hombres que los tienen casi ‘pegados’ a la base del pene y a otros les ‘cuelgan’ más. A éstos últimos suele sucederles por obviedad con más frecuencia una torsión.

Inmediatamente después de producida la torsión del testículo el hombre experimenta un intenso dolor en la región testicular e inguinal que se propaga hacia el abdomen. Al intentar caminar o moverse el dolor se intensifica y se torna intolerable por el roce y se ve imposibilitado de poder realizarlo. Habitualmente se acompaña de náuseas y vómitos, transpiración fría y hasta desmayos o desvanecimientos. Además, los testículos se observan ascendidos y no pueden ser traccionados. Es momento de correr al hospital. Eviten eso de ‘ya se me pasará’ ya que ante la sospecha deben adoptarse inmediatamente medias terapéuticas para evitar la progresión del cuadro. En muchas ocasiones, se puede evitar llegar al quirófano así que no lo dejen pasar. ¡Y cuídenlos! ¡Pobrecillos!

Share Button